Blogia
El blog de Gux

Spam católico en la vida real

Ayer vi una carta que nos había enviado el seminario católico de Salamanca (lo siento, no puedo transcribir su contenido puesto que mi padre tardó bastante poco en cargársela y tirarla a la basura), en la que nos mandaban un calendario para el 2007 con unas bonitas vírgenes para bendecir el cercano nuevo año.

Adjunto al calendario (o quizá lo adjunto era el calendario, quién sabe), había una cartita muy divertida que explicaba que los pobres seminaristas salmantinos necesitaban becas de estudios, y que dado que el padrino, digo el Papa, no iba a vender el pan de oro de su habitación para sufragarlas (bueno, quizá esta última parte no la decía, no lo recuerdo muy bien), sería muy positiva nuestra participación desinteresada. Esta participación podría ser de tres maneras (ordenadas por importancia, me imagino):

  1. Con nuestros rezos y oraciones.
  2. Contratando nuestras misas, bautizos, comuniones y misas de difuntos con la iglesia católica.
  3. Con nuestras aportaciones directas a la cuenta corriente del seminario, que muy amablemente nos facilitaban.

Y digo yo, ¿no tienen suficiente con el dinero que les da papá estado (que supuestamente es laico)? ¿no tienen suficiente con no tener que pagar impuestos por sus centros, como hacen el resto de religiones en España? ¿también necesitan hacer proselitismo?

Y luego me pregunto: si mandar Spam al correo electrónico es delito, supuestamente penado por la LPI, ¿porqué cojones mandar Spam al correo ordinario está permitido? ¿De dónde narices han sacado nuestros datos personales en el seminario de Salamanca?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Zendir -

xDDDDD

Recuerdo hace muchos años (pero muuuuchos, pongamos diez o más), cuando llegaba al buzón de casa la típica carta, que contenía una peseta y un mensaje claro "no rompas la cadena". Te pedían que hicieses 10 fotocopias de esa misma carta y la mandases a 10 personas cualesquiera, incluyendo en cada carta una peseta. La carta contaba la historia de gente que había seguido la cadena, y a la que la vida la sonreía, y gente que había roto la cadena y que ahora estaba sumida en la más oscura de las desgracias. Tal vez fuera ese el comienzo de todo el Spam actual...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres